sábado, 29 de marzo de 2008

la oficina

Rabia, sólo rabia, sólo rabia siento cuando escucho sus tormentos, que no son nada, son historias inventadas, guiones de telenovela, y lo que les pasa es que pasan, sólo pasan, sólo existen y terminan con el concepto de la existencia, porque supuestamente somos conscientes del tiempo y del espacio, y acá parece que no, que cualquier grito es válido, gritos deshilvanados en un gran espacio blanco y sucio, la queja es un deporte, y yo sólo siento rabia, porque no hay razón, ni sentimiento, ni nada, todo es vacío, todo es inútil.
Dejo mi cuerpo en la oficina y trato de volar, al principio vuelo alto, viajo por tormentas y cielos estrellados, viajo por mi futuro y mi pasado, y cambió todo y lo dejo todo al revés y sin embargo es inmutable, y su razón es sólo su ser y me envuelvo en esa calidez de tiempo...
Pero el viento no me trata bien, no me deja fumar porque no es bueno para la salud, no me deja escribir porque me trae los gritos de los que escapaba, gritos crueles de vacío, murmullos horribles de cosas sin importancia, el viento me los vuelve a traer, y empiezo a entender, no es viento, es aire acondicionado, es el ventilador, claro.
Cuerpos desarmados por el no vivir, cabezas disueltas por el no ser, personas mutiladas por el sólo existir, árboles mutilados por la razón del documento obligatoriamente firmado por personas que no han hecho otra cosa que firmar en su vida y por eso están donde están, vigilando a los que no han firmado nada por razones absurdas y que por el mismo absurdo se someten, ¿por qué?, pregunto, pero nadie me contesta.
Y mis alas mutiladas me llevan a tu ventana, sé que no me vas a abrir, sé que harás de cuenta que nunca existí, es así, la vida es cruel, el hombre que más vio de mí prefirió no verme más.
Queda poco de mi vuelo, queda poco de mi pobre imaginación, atrapada en porqués y cómos.
Sé que estoy ahí afuera, esperando por mí, con una sonrisa en los labios; sé que salgo y no estoy más entre archivos y archivados; pero a veces, sólo a veces, quisiera que alguien más estuviera ahí también, junto a mí, para ayudarme a escapar del laberinto de la oficina...

4 comentarios:

Skyline dijo...

Tu oficina, es mi oficina, claro sin los dinosaurios que hay en la tuya pero con el mismo estilo.
Estilo de queja por deporte, estilo de este trabajo es una mierda.
Claro!!! que novedad!!!
Es un mierda y lo será mientras la mierda que formamos parte de él sigamos acá, haciendo nada, haciendo lo mínimo para que la máquina funcione pero siempre funcione en primera, nunca una segunda, nunca pisar un poco el acelerador.
Adrenalina donde estas? ha cierto esto más que oficina para mi hace tiempo que es pecera, y yo soy un pescadito que da vueltas.
Pero a veces me cuelgo miro por la ventana, de un lado el río, del otro un gran parque, y ya no veo galpones gigantes, ya no veo una Zona Franca, ni containers y sobre todo ya no veo a la gente.
Ceguera elegida, ceguera de vida.
Pero esto es temporal, aquí yo no me voy a quedar. Y vos tampoco, porque por algo nos estamos rompiendo el lomo entre electrónica y programación, para romper los vidrios de esta pecera, y salir...

Nos vemos afuera…

Pd: y por ahora que alimenten mi imaginación con sus historias, sus quejas, sus enfermedades, y sus firmas. Jaja

lara dijo...

Sí, arriba con esos cuelgues, yo no tengo ni ventana, pero la abro... es que a veces te satura un poco todo esto...

Pero bueno, ya empecé la informática y está de más el curso, ya tengo con qué balancear todo esto...

fede_buho77 dijo...

uffff!!! el ambiente es denso ,casi no se puede ver por el azufre/ojos reptil cruzan frente a mi buscando que me equivoque, quieren ser yo/quieren formar parte de mi...que no escape/que no vuele...y el aire es cada vez mas irrespirable, y salgo por la ventana/cielo...a buscarte...y no estas/no soy/no somos...y no podes entender..y te dejas vencer por esos miedos/armas del reptil...entonces vuelvo a bajar...ellos estan ahi...yo resisto aca, sola, mi arma es mi pluma...mi libertad...aire...

Para lara/apocalipsis destruyendo el miedo/costumbre...y sucubos sin vida bajo trajes oscuros....

lara dijo...

Gracias, Fede, gracias de veras...