martes, 9 de setiembre de 2008

paz

en el color gris de las paredes
veo venas verdes de enredaderas
aunque ya no estén allí
ya hayan muerto
porque su sangre no ha corrido en vano
y aunque llueve y es un sábado negro
prefiero el negro de la noche
al de los pensamientos
salir sin sentir odio por las gotas
agua que no corre en vano
parece fácil esta paz
pero no he encontrado nada más difícil
que agradecer el detalle de estar viva
sin andamios mentales de excusas
y cuando veo muros grises
veo marcas fantasmales
de gente que ha dejado su firma
en ese lienzo enorme, ilimitado de la ciudad
por un segundo se lanzaron a la eternidad
con una queja o una emoción
o un simple rastro de nombre
pintura que nunca se estampa en vano
porque no siempre estamos ciegos
porque no todos los días son malos

5 comentarios:

Pato´s dijo...

lindo blog!! me gusto mch tu forma de escribir..

te dl el miox si keres pasar www.nadasoloyo.blogspot.com

saluditoss..

andal13 dijo...

Valió la pena la espera...

Cuando se nos agudizan los sentidos, y la ciudad y la noche nos cuentan miles de historias con sus olores, sus colores, sus texturas, sus sabores, sus sonidos...

fede_buho77 dijo...

...cruz de crisantemos ...
... mares negros bajo la lluvia...
...el humo de un cigarro...
... espera...el olor duro...
...las flores ahogandose...
...intermitentes...salvajes
...madrugada...sabado...
...botella a medio vaciar...
...tres de la mañana
...silencio humedo...
...paz..


Gracias por esta vuelta y por ese aire fresco de espera...

...Piacere like always...

lara dijo...

Pato: Muchas gracias, por supuesto que te estoy visitando!

Andrea: Bueno, me alegro... Se me han destrancado las neuronas, por suerte, puedo alejarme de las máquinas por momentos, jejeje... También de eso se trata el poema...

Fede: Como siempre tu respuesta es un poema, gracias! Te cuento lo mismo que a Andrea: ahora estoy pudiendo rescatar más tiempo para mí... espero que esto dure...

Besotes

Skyline dijo...

hola Lara como estas, precioso el poema, tengo ganas de verte.....
un beso che