viernes, 26 de marzo de 2010

la espera

estoy esperando que me llames
con un cigarro en la boca
las cenizas se cuelgan en mi ropa
no hago nada más

puedo estar aquí toda la noche
sin moverme apenas
te cuento lo que hago con detalle
casi te siento

golpeando la puerta, abriendo
arrepentido por nunca haber venido
y yo ya estaré muriendo
(deshago esa voluta de humo)

y yo ya estaré lista
esperando una vez más.

8 comentarios:

andal13 dijo...

Dicen que dijo André Gide, refiriéndos a nuestro idioma: "Qué lengua tan hermosa, ésta que confunde la espera y la esperanza".

Tal vez se olvidó de decir que la desesperanza y la desesperación, a veces, también se confunden.

lara dijo...

Sí, es verdad... jeje

Fernando Terreno dijo...

He disfrutado con tus poesías. De las últimas tres, la del tren (Desde el tren) me gustó mucho y las otras, tienen unos finales que te dejan dando vueltas.

lara dijo...

Me alegro, pase cuando quiera! Gracias por el comentario :)

juan pascualero dijo...

Cuántas veces formamos y deshacemos nuestras volutas de humo? Tus poemas son siempre removedores. Un beso.

lara dijo...

Gracias! :)

gonsaa dijo...

yo me había ido del mundo blogger pero volví, sin embargo sigo esperando, no fumo aunque supongo que debe ayudar a controlar la ansiedad

saludos lara, siempre muy bueno este blog.

lara dijo...

Gracias gonsaa, que bueno verte por acá!